Participación del IMTA en taller internacional: “Formación de Formadores en género y cambio climático”, Grenada, 23 al 26 de julio del 2009

24 de agosto de 2009

Dra. Denise Soares Moraes

El calentamiento global es uno de los más grandes problemas ambientales  que nos enfrentamos en el siglo XXI. Tendrá consecuencias reales, entre ellas un aumento en el nivel del mar, cambios en los patrones de la precipitación pluvial, mayor riesgo de sequías e inundaciones, amenazas a la biodiversidad y potenciales desafíos para la salud pública.

Los gobiernos acordaron combatir el cambio climático por primera vez en la conferencia celebrada en Río de Janeiro en 1992. Durante la llamada Cumbre de la Tierra, los líderes de diferentes países desarrollaron  la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés), la cual estableció una meta no vinculante de estabilizar las emisiones, para el año 2000, a los niveles en que se encontraban en 1990. Sin embargo dicha meta no fue cumplida.

El Protocolo de Kyoto fue el seguimiento a la primera iniciativa originada en Río de Janeiro y es el primer acuerdo global legalmente vinculante para reducir los gases de efecto invernadero. El protocolo ha sido ratificado por 120 países  y compromete a las naciones industrializadas a reducir las emisiones de gases invernadero, principalmente de dióxido de carbono, en aproximadamente 5.2 por ciento por debajo de sus niveles de 1990.  Como continuidad de la estrategia relacionada al cambio climático, se realizará en diciembre del 2009, en Copenhague – Dinamarca, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en donde  se ha de negociar un nuevo Protocolo que sustituya, en 2012, al protocolo de Kyoto.

El tema de cambio climático es agenda internacional en virtud que sus consecuencias son una amenaza seria para el desarrollo humano sustentable, cuyos impactos actuales y proyectados en la agricultura, la energía, la salud humana, la seguridad alimentaria, la economía y la infraestructura se hacen sentir. Tiene y tendrá efectos e impactos diferenciados según categorías sociales como género, edad, nivel económico y etnia. Es decir, el cambio climático puede aumentar la desigualdad en el mundo si no son atendidos sus causas y sus efectos.  Ante esta realidad, asegurar la mayor participación de la población – mujeres, hombres, jóvenes, niños/as tanto de los países desarrollados como de los menos desarrollados, no sólo es un asunto trascendental para las presentes y futuras generaciones. Sin la representación equitativa en la toma de decisiones, en todos los niveles, es imposible enfrentar el cambio climático de forma efectiva y eficiente.

Para alcanzar el éxito de los programas relativos a la reducción del impacto negativo del cambio climático, las mujeres deben ser tomadas en cuenta. Las formas en que las mujeres utilizan su ambiente en comparación con los hombres y cómo ellas se ven afectadas por los cambios en dicho ambiente constituyen factores significativos en un programa orientado a plantear estrategias de adaptación al cambio climático.

En este marco, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y la Alianza Global para el Género y el Cambio Climático (GGCA)  celebraron el taller de “Formación de Formadores en género y cambio climático”, del 23 al 26 de julio del 2009, en la isla de Grenada, con el objetivo de ofrecer los principales avances conceptuales y  metodológicos sobre las relaciones de género en el contexto del cambio climático y fortalecer capacidades para la incidencia en dicha articulación, colocando el tema de género en el debate sobre el cambio climático.

Asistieron al taller participantes de diferentes naciones, entre ellas Filipinas,  África del Sur, Estados Unidos de América, Barbados, Jamaica, México (IMTA y Universidad de Yucatán), Belice, El Salvador, Nicaragua, Brasil, Ecuador y Argentina. La estructura del evento estuvo diseñada de manera que permitiera el intercambio de experiencias entre los diferentes países, a través de trabajos en grupo, aunado a exposiciones temáticas por expertas.  Los bloques temáticos abordados fueron los siguientes: género y transversalización de género; instrumentos de derecho internacional como marco para transversalizar género en el cambio climático; análisis sobre el vínculo entre género  y cambio climático.

El tema central de taller fue la importancia de la transversalización del enfoque de género en la agenda del cambio climático. De esta manera, se empezó el taller compartiendo el marco conceptual sobre el enfoque de género, a través del abordaje de los conceptos, necesidades prácticas y estratégicas, acceso y control de los recursos, equidad y acciones afirmativas de género.

Enseguida se compartieron las resoluciones de eventos internacionales en materia de equidad de género y sustentabilidad ambiental, como marcos para la transversalización de género en las negociaciones sobre el cambio climático. Los principales eventos internacionales analizados fueron: Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres (CEDAW, 1979), Cumbre de la Tierra (Río de Janeiro, 1992), Convención sobre la Diversidad Biológica (1992), Objetivos de Desarrollo del Milenio (2000), Marco de acción de Hyogo, entre otros. Al hacer el análisis sobre el vínculo entre género  y cambio climático, se trabajó desde dos perspectivas: a) exposiciones en plenaria por expertas, quienes compartieron algunos estudios de caso sobre la vulnerabilidad de mujeres y hombres frente a amenazas climáticas y b) trabajos en equipo.

En el último día del evento se hizo un pequeño taller de sensibilización (como ejercicio de réplica del taller) con los delegados de la Alianza de Pequeños Estados Insulares (AOSIS), quienes estaban en una reunión en Grenada, para discutir la agenda compartida de las pequeñas islas en materia de cambio climático. De un total de alrededor de sesenta delegados presentes en su evento sobre cambio climático, solamente se quedaron para el taller de género y cambio climático 14 personas, lo que denota una baja sensibilización de las delegaciones de dichos países en cuestiones de equidad de género y plantea un gran reto en términos de incidencia y transversalización de la equidad de género en la agenda de discusiones sobre cambio climático. 

 

 
IMTA - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD